Cuidados para proteger los tatuajes recién hechos del sol del verano

Cuidados para proteger los tatuajes recién hechos del sol del verano

El verano no es una de las mejores épocas del año para hacerse un tatuaje. Pese a ello, no son pocas las personas que deciden hacérselo en estos días, en muchas ocasiones, animadas por los centros que hay en las playas. En estos casos –o aunque se haga en la ciudad-, conviene extremar las precauciones para que no haya problemas. Y, por supuesto, la primera de ella es acudir a un centro homologado.

Los cuidados

Una vez hecho el tatuaje, hay que tener claro que el film transparente que se pone debe retirarse una vez hayan pasado entre seis u ocho horas con el fin de facilitar que la piel respire. No obstante, es importante evitar que le dé la luz solar directamente durante las dos o tres primeras semanas.

Aparte, durante los primeros días no hay que mojarlo, lo que es clave cuando se está en un destino de playa. Siempre se debe mantener seco para que pueda producirse el proceso de curación.

Para ducharse o bañarse, es posible utilizar un parche de ducha elástico, aunque siempre es mejor evitar el agua en la piscina o mar. De hecho, se recomienda renunciar este tipo de baños durante 10 ó 15 días para evitar infecciones y problemas por la humedad, productos químicos que se emplean en las piscinas o contaminación y bacterias presentes en el agua del mar.

tatuaje
También es clave limpiarlo dos o tres veces al día con un jabón neutro, antibacteriano y agua tibia. Esta limpieza debe hacerse sin frotar ni realizar ningún tipo de presión. Además, es fundamental secarlo bien para lo que se tienen que hacer pequeños toques sobre la piel tatuada con una toalla que sea suave. Igualmente, es posible emplear una gasa o papel de cocina.

Y, por supuesto, no puede faltar una crema hidratante que permita que la piel tatuada se mantenga flexible y libre de infecciones. Entre las mejores opciones están las que contienen pantenol o dexpantenol porque son precursores de la vitamina B5, que favorece la curación de heridas e irritaciones.