Los cuidados clave para lucirlos perfectos

Los cuidados clave para lucirlos perfectos

Los pies son los grandes olvidados del cuerpo, pero también es importante cuidar su piel para evitar la sequedad o aparición de grietas, entre otros problemas. Y, ¿qué cuidados precisan para lucirlos perfectos? Aquí te contamos las principales claves para lucir unos pies 10.

Baño

El lavado de los pies es especialmente importante. Sin embargo, muchas veces tampoco es objeto de atención como sucede con la piel del rostro o el cuero cabelludo. Lo mejor es sumergirlos en una palangana de agua tibia o fría con unas gotas de aceite de menta, romero o árbol de té y dejarlos sumergidos durante unos 15 minutos. A continuación, hay que secar muy bien con una toalla, especialmente, entre los dedos.

Otra opción es un baño de mar relajante para lo que hay que añadir una cucharada de sal marina en agua tibia o fría y unas flores de lavanda o unas hojas de menta.

Hidratación

La hidratación es otra de las claves, especialmente, en verano. Para ello, se recomienda aplicar una loción o gel no graso de urea, ácido hialurónico o vitamina B. Sea cual sea el producto, siempre se debe extender bien dando un masaje con movimientos circulares. Este proceso es mejor hacerlo por la noche para no resbalar con los zapatos. Así, además, la loción o gel podrá actuar mientras descansas.

pies-mujer

Mascarillas y más

Las mascarillas también son para los pies. En muchas marcas y centros de belleza, puedes encontrar específicas para esta parte del cuerpo. Si se prefieren naturales, entre la mejores figuran aquellas que contienen manteca de karité con un plátano triturado o aguacate.

Y, por supuesto, no hay que olvidarse de la exfoliación. Aunque también se venden productos específicos, si opta por lo natural, se puede elegir entre las de limón y sal.

Las cataplasmas son a su vez útiles para las rugosidades, partes duras o dañadas. Un buen remedio casero es poner dos rebanadas de pan blanco sin costra y dos rodajas de cebolla en un bol con un vaso de vinagre. Tras dejar macerar 24 horas, se aplica sobre las zonas rugosas con el pan escurrid y la cebolla. Hay que dejarlo actuar media hora o bien toda la noche.