Los trucos para acabar con la celulitis

Los trucos para acabar con la celulitis

La celulitis es uno de los grandes problemas que afecta a un número considerable de mujeres. Como hemos comentado en más de una ocasión, no es fácil de eliminar y tampoco de prevenir en algunos casos porque su aparición responde a diferentes factores, incluidos los genéticos. Sin embargo, sí es posible eliminar, al menos una buena parte, o mejorar el aspecto de la piel con estos consejos de belleza con los que se rompe el depósito de grasa sin tener que pasar por el quirófano. ¿Qué hay que hacer? Aquí te lo contamos.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son fundamentales para dar masajes que ayudan a reducir la acumulación de la celulitis. Es importante elegir aquellos de romero, salvia, limón y pomelo porque destruyen la grasa, así como los de cedro y ciprés para activar la circulación sanguínea y drenar.

Otra opción son los aceites esenciales de ecualiptus, lavanda y manzanilla, que son idóneos para las celulitis más graves como la inflamatatoria. Aparte de utilizar estos aceites, se recomienda su mezcla con algunos como el de almendras por sus propiedades para la piel.

Vinagre de manzana y otros anticelulíticos

El vinagre de manzana es un producto muy útil para moldear y tonificar las piernas. Su forma de aplicación es sencilla. Solo hay extenderlo en las piernas todos los días para, luego, usar un guante de masaje para potenciar su efecto.

celulitis
Este producto también destaca por ser un buen anticelulítico, así como el castaño de indias. En este último caso, se emplea haciendo una decocción y aplicándolo en cataplasmas sobre las zonas con celulitis.

A este listado se suman los posos de café que, mezclados con aceite de coco, son perfectos para hacer masajes en las zonas en las que se quiere acabar con la grasa localizada.

Kessa marroquí

Otro buen consejo es utilizar el kessa marroquí, que es un guante o manopla que se emplea en los baños árabes por su acción exfoliante. Su uso también permite desprender impurezas, estimular la circulación y la actividad celular, lo que contribuye a combatir la celulitis.

Para usarlo bien, se recomienda limpiar la piel con jabón negro y, una vez húmeda, se da el masaje con el kessa sin ningún otro producto. Los movimientos deben ser circulares. Luego se aclara bien la zona para retirar las células muertas.